Asociación Rural de Tierra del Fuego

Sitio oficial de acceso público

Discurso pronunciado por el Sr. Juan Carlos Apolinaire el día 31 de mayo de 2013, en la inauguración del Stand Permanente de la Fiesta del Ovejero en el Museo Municipal Virginia Choquintel

Posted by E J F en 17 junio 2013


Buenas tardes, amigos que hoy nos acompañan                                                                                                               “Es un símbolo viviente

Del empuje y la paciencia,

Frente al viento que lo curte

Y al silencio que lo aprieta”

Empezamos esta presentación de nuestro “porqué estamos acá”, con la inolvidable cuarteta del poeta chileno José Grimaldi que resume tan sencillamente el carácter, el perfil, la esencia, del trabajador rural fueguino, del Ovejero de mi Tierra…

A él va dirigida la intención de este “Día del Ovejero” que ya va por sus casi 40 años.

Un grupo de amigos dirigidos por el impulso de Don Adrián Bitsch pensamos inicialmente en la posibilidad de hacer esta fiesta anual en reconocimiento a la labor permanente e insustituible del trabajador, de ovejero. Le fuimos dando forma. El grupo inicial que acompañamos a Don Adrián estaba conformado por Tommy Clemens, José Zink; Alberto Ferrer, Edgardo y Tuchi Pechar y algunos más.

Varios de ellos, seguramente andarán rondando por aquí…

Todos los ovejeros desde el primer momento reconocieron la importancia de este evento, de su evento y lo apoyaron incondicionalmente…

Decidimos, después de arduas discusiones y de establecidas las reglas del concurso de trabajo que el primer premio debería ser el famoso “caballo ensillado completo”; premio importantísimo que refleja la magnitud del reconocimiento a esa noble actividad, a la destreza, a la paciencia y a la dedicación.

Fuimos viendo después, con enorme satisfacción que las generaciones venideras siguieron acercándose al grupo organizador cubriendo los puestos vacantes. Con los ovejeros pasó lo mismo y entonces la Fiesta creció y crece permanentemente.

Hoy el “alma mater”  es el Dr. Fabián Zanini que le pone el esfuerzo y la perseverancia que heredara de su mentor Don Adrián…

El grupo que lo acompaña es de primera y vemos emocionadamente varios jóvenes adolescentes que ya están ayudando con todas las ganas.

…O sea que hay fiesta para rato…

El porqué de estar acá, en nuestro querido Museo Municipal salió de charlar hace algunos años con Carlos Baldasarre, primer director del mismo y siempre cercano, desde el corazón, al sector rural, y acá estamos con el total apoyo del Museo y de su gente. Y pensamos en estar acá con las panoplias que ya tiene 39 lugares cubiertos lo que significa casi un tercio de la historia ovejera fueguina.

Esto sin duda puede ser un atractivo para el turista que pase y se quiera enterar de las tradiciones y de la historia, pero mucho más importante para el riograndense que lo visite. Y ya vemos a algún antiguo ovejero venir con su hijo, su nieto y porque no su bisnieto y poderle decir con merecido orgullo: “mire, m’hijo, ahí está su abuelo”.

Esta actividad, la ovejería, empezó en Tierra del Fuego, a fines del siglo 19, siendo sin duda la primera actividad productiva, haciendo lana de óptima calidad, desarrollando una industria frigorífica que fue modelo en esos años y creando trabajo.

Atrás de todo eso, sosteniéndole, estuvo y está el Hombre y su Perro…

Desde tiempos bíblicos la trilogía hombre, perro, oveja, conformaron una de las primeras actividades productivas generando alimento, vestimenta y trabajo, siempre trabajo. Tal era su importancia que se fue tejiendo la trama del Vellocino de Oro, simbólica forma de pensar en el mejoramiento y la perfección, en la riqueza y en la ilusión, en las metas lejanas, inalcanzables, que aún persigue y perseguirá el Hombre.

 Sabemos que volveremos a encontrarnos muchas veces en el campo Don Pedro Pechar, adornado con el altar de Dios y la misa dominguera como siempre, el Pabellón nacional peleándole al viento del oeste, toda la Familia Ovejera y en un alto de la faena diaria, el chirriante cordero al palo… Todos símbolos que sin duda signan nuestras vidas rurales.

…Y es también tiempo de agradecer a los siempre de una u otra forma nos han apoyado y acompañado a los largo de estos casi 40 años: al Gobierno de la Provincia; a entes como el INFUETUR; a la Municipalidad de Río Grande; a Radio Nacional que día a día lleva su voz amiga hasta lo más recóndito del campo fueguino; a los amigos de Chile y Santa Cruz; a toda la Comunidad de Río Grande que año tras año se acerca a ver nuestro Día y por supuesto a nuestros ovejeros…

Queremos cerrar también en verso, ahora con una décima que compusiera el amigo Guillermo Bustamante y que encierra apretadamente el sentimiento de esta fiesta:

“No es un domingo cualquiera

Es un domingo esperao

Perro y Hombre se han juntao

Para mostrar su destreza

La gaucha naturaleza

Le hace marco al entrevero

Al palo varios corderos

Y al que no está, se recuerda

Ojalá nunca se pierda

“La Fiesta del Ovejero”.”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: